Amor en tiempos de COVID

No es fácil amar nuestras casas en estos tiempos, cuando sus 4 paredes nos separan de una vida que hemos tenido que abandonar por un ratito, por el bien de todos.

Sin embargo, estos tiempos pueden ser muy eficientes en otros aspectos, si deseamos ver el vaso medio lleno.

Vivimos quejándonos de que nos falta tiempo, de que las mil cosas que tenemos que hacer diariamente no nos permiten hacer las que tenemos pendientes hace tanto, o incluso las que más queremos.

Pasar tiempo en familia, cocinar, hacer manualidades, ver esa serie que tanto nos han comentado!

Lo mismo pasa con nuestras casas, son tiempos de aprovechar y sacarla del “abandono” que muchos le hemos generado a través de nuestras intensas vidas santiaguinas.

El orden es el primer check (especialmente en estos tiempos donde la higiene es esencial!), y que mejor manera de aprovechar las horas libres de más, que deshaciéndonos de todas esas cosas que hace tiempo no tocamos o usamos, que ocupan montones de nuestro limitado espacio disponible, y que quizás que a alguien le servirían mucho más que a nosotros.

El closet, la cocina, los cajones abandonados, las puertas que ya casi revientan de colapsadas! La salita de los niños, los libros del escritorio, los envases vacíos de los baños. Dedica un par de horas de tu día a ordenar algún sector de tu casa, y veras como de a poco va retomando ese orden y limpieza que tanto nos facilitan y mejoran la vida al interior del hogar. Recicla, regala, reutiliza, renueva. Nuestro planeta nos grita ayuda, por lo que es esencial deshacernos de cosas siendo amigables con el; busca in Pinterest ideas! Y si no, piensa en alguien que lo necesite más que tu, pero no botes!

Por otro lado, puedes aprovechar este tiempo para hacer ciertos arreglos que no necesiten tanta mano de obra. Pintar un muro (es mucho más simple de lo que crees, nada más preocúpate de cubrir con Maskin Tape los bordes para no pasarte a las demás murallas), cuelga cuadros, repara cosas que ya no están funcionando. Siempre hay un sinfín de cosas que hacer!

Y por último, arma un buen lugar de trabajo. Trabajar desde la casa, cuando no estás acostumbrado, puede ser muy difícil. Preocúpate de organizar bien tu espacio (idealmente cerca de una ventana que te entregue harta luz natural), coloca un plantita en tu mesa, siéntate cómodo, y ubica tu computador sobre un libro! Le da altura y es mucho más cómodo.

El tiempo nunca sobra, nunca esta de mas. Siempre hay algo que inventar, alguien a quien regalonear, una persona a quien llamar, una película para ver!

Aprovecha este tiempo, y saca lo mejor de el.

 

 

Por: Teresita Velasco (colaboradora Lasertam Life)

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *