Contagiar amor en el mes del amor

¿Les pasa que cuando ven a unos niños o adultos abrazarse amorosamente sienten amor? Esto es porque tenemos “neuronas espejo” en el cerebro, y éstas nos contagian los sentimientos de los demás.

Por esta razón es importante hoy más que nunca tomar consciencia de tus emociones y de la información que estás escuchando, el ambiente y conversaciones que estás creando en tus espacios y con otros.

La neurociencia ha demostrado que el cerebro humano está diseñado para experimentar sincronía con el entorno. Einstein tenía razón al decir que la sensación de ser entes aislados es una ilusión de la consciencia.

Las neuronas espejo advierten lo que las otras personas están sintiendo y evocan ese mismo sentimiento en nuestro cuerpo.

Cuando vemos a alguien alegre, sonreímos, cuando vemos a alguien triste, fruncimos el ceño, lo hacemos de manera inconsciente y a una velocidad sorprendente. No podemos evitar percibir las emociones de los demás, ni imitar las expresiones ajenas, en realidad experimentamos los sentimientos de las otras personas como si fueran propios.

Con solo oír a alguien gritar de rabia, se nos activan las mismas alarmas y áreas del cerebro y, por el contrario, pasa lo mismo cuando oímos risas. ¡Todas las emociones se contagian!

Está información puede asustar a algunos si la paz y la alegría no son las emociones frecuentes en estos momentos, pero aun así es una buena noticia para tomar consciencia de las emociones recurrentes, gestionarlas, educarnos emocionalmente y ser más empáticos.

 “La única relación auténtica y verdadera que vamos a vivir a lo largo de toda nuestra vida es la relación que mantenemos con nosotros mismos. El resto de las relaciones no son más que un juego de espejos y proyecciones”. Jiddu Krishnamurti

Entonces, lo que podemos hacer es pararnos a pensar ¿Cómo está la relación conmigo misma(o)?, ¿Cómo NOS sentimos al respecto?, y utilizar ese conocimiento para superar con éxito el primer paso de la educación emocional: definir y conceder valor a los sentimientos tuyos, de los otros…etc. Una excelente forma de expresar empatía sería comentar en voz alta lo que estamos sintiendo al identificar las emociones ya que estás no son ni buenas ni malas, simplemente son y nos dan cuenta de algo en nuestras vidas.

Y esto no es todo, como dice una frase que escuché una vez por ahí “Fíngelo hasta conseguirlo”.

Las expresiones faciales, por sí mismas, nos hacen sentir la emoción que reflejan. Si arrugas la nariz y entornos de ojos como si estuvieras enojada(o), tu cuerpo liberará adrenalina, e incluso es posible que el pulso se te acelere como si de verdad estuvieras molesta(o). Es por eso que es bueno sonreír, aunque no tengas ganas. Por forzado que parezca, la ciencia respalda la idea de que un mínimo gesto nos hará sentir mejor. Una expresión facial, incluso en ausencia de la emoción que refleja, basta para provocar cambios apreciables en nuestro sistema nervioso autónomo.

Finge una sonrisa. Hoy más que nunca debemos SONREÍR y tratarnos con AMOR.

Te invito a conectarte con tus emociones estés donde estés, estando sola o acompañada y así podrás elevar no solo tu vibración, sino que la de todos los que te rodean.

Te deseo mucho amor y alegría en este mes del amor, y te invito a leer mas de mis blogs AQUÍ. 

Por: Valentina Castro (colaborador Lasertam Life)
Instagram: 
@valecastrob_

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *