Pesa inteligente

 

Puede que te hayas topado alguna vez con la sigla IOT, pues bien, eso quiere decir Internet de las Cosas (Internet of Things), y no es más que artículos de uso cotidiano que se conectan a internet y con eso logran un montón de ventajas nuevas, hablo de refrigeradores, televisores, luces, aspiradoras, etc. Un ejemplo cotidiano de ello son las pesas. Esos artículos que tenemos en el baño, donde nos subimos y nos preocupamos un poco más.

Las pesas ya habían evolucionado, cuando más que entregar el peso salieron aquellas que estimaban el porcentaje de grasa, entregando un dato adicional y muy relevante en el seguimiento de la salud personal. El siguiente paso entonces fue conectarlo a internet, ¿Con qué fin? Muy sencillo, hacer el registro y evolución de estos datos, entonces ahora puedes:

  • Ver la curva de la evolución de tu peso.
  • Seguir tu Índice de Masa Corporal (IMC), porque claro, saca las cuentas por ti.
  • Si lo incorporas como hábito, saca los promedios semanales para así no depender de la “Salida de la dieta” en la comida de la noche anterior.
  • Compartir estos datos con tu aplicación de salud favorita.

Aquí un ejemplo de un evolutivo de unos buenos años, curva que puedo repasar y entender que cambios que hice,  en donde se explican las distintas variaciones.

En la Navidad pasada, en una multitienda local vi una de estas, y noté que el precio había bajado considerablemente desde que compré la mía, incluso me dio para pensar en renovar la mía, porque claro de haber pasado de 100 mil pesos aproximadamente a 20 mil ahora, podemos decir que se hace tentador la renovación.

Como vemos, la tecnología se está colando en todos lados, la digitalización enlazada a la transmisión de datos tiene un gran potencial, en este caso, por muy sencillo que sea nos ayuda a monitorear un dato relevante para nuestro bienestar, y como vimos en post anteriores: Lo que No se Mide, No Mejora.

 

Por: Juano Maldonado (colaborador Lasertam Life)

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *