¿SÁBES CUÁL ES TU TIPO DE PIEL? COMO IDENTIFICARLO Y DARLE EL CUIDADO QUE SE MERECE.

Identificar qué tipo de piel tienes te ayudará a ahorrar tiempo y dinero, generarás menos esfuerzos y obtendrás mejores resultados en un corto plazo. Un “win-win” total.

Todas aspiramos y luchamos por tener una piel impecable, pero no a todas las personas les sirve usar la misma estrategia, ya que todas las pieles tienen necesidades distintas. Por eso es muy importante conocer cuál es tu tipo de piel. Al identificarla, lograrás elegir correctamente los productos y podrás ajustar tu rutina de belleza para llegar a los resultados deseados.

El primer paso para mantener una piel perfecta y saludable es comprender que existen 5 tipo de pieles diferentes: normal, grasa, mixta, seca y sensible.

Características principales de cada tipo de piel:

Piel normal: es una piel equilibrada y resistente (no se siente secas ni grasosa). No se irrita ni enroje con facilidad y no presenta manchas. Tiene los poros pequeños (casi invisibles). Su textura es aterciopelada, suave y lisa y reciben muy bien los principios activos de los productos. Con el tiempo puede llegar a transformarse en piel seca.

 

Piel mixta: se caracteriza por presentar crasitud en la zona T, mientras que el resto del rostro es equilibrado, normal. Los poros son dilatados y pueden presentar una que otra impureza. Es esperable que las mejillas se sientas secas o normales. Éste es el tipo más común.

Piel grasa: es una piel que produce más cebo que una piel normal. Se caracteriza por tener poros más grandes, imperfecciones (espinillas y granos) y da sensación de crasitud y brillantez a lo largo del día. (principalmente en la zona T; mentón, nariz y frente).

Si bien las pieles grasas son más difíciles de cuidar, son las más tardías en presentar signos de envejecimiento.

Un error garrafal que comenten las mayorías de las personas con pieles grasas es la limpieza excesiva. Deben evitar usar demasiados productos y respetar la rutina de limpieza diaria con productos adecuados para este tipo de piel.

Piel seca: es una piel que se deshidrata con mayor facilidad debido a la falta de lípidos que retienen la humedad. La piel se siente tirante, áspera o escamosa. Las líneas de expresión son más notorias y suele ser una piel más apagada o “envejecida”. Pero todo tiene solución. Existen aceites, cremas y bálsamos faciales muy eficaces para combatir la sequedad y deshidratación de la piel.

Recomendación: usar un exfoliante suave una vez a la semana, esto ayudará a retirar células muertas.

Piel sensible: se caracteriza por estar roja, irritada o tener bultos. Las pieles secas, mixtas o grasas pueden ser sensibles. Este tipo de piel tiende a ser más delgada, presenta poros más pequeños y suele ser más seca. Por otro lado, la piel puede alterarse ante determinados cambios de temperatura o de clima. Evitar: usar productos con alcohol y fragancias, ya que estas irritan fuertemente las pieles sensibles. Usa productos suaves y sin perfume.

¿Y tú, pudiste identificar tu tipo de piel? ¡Cuéntanos! Y no olvides revisar nuestro e-shop para encontrar los mejores productos para tu piel. .

Por: Josefina Larraín (colaborador Lasertam Life)
Instagram: @joselarrainmakeup 
 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *